sábado, 5 de mayo de 2012

Esclavitud Siglo XXI

Luego de leer hace un tiempo una entrada en el blog de Maribel Romero Soler, y de opinar en ella, tuve necesidad de escribir el poema que hoy comparto. Este mismo encontró lugar más tarde en las páginas del libro Soy Culpable.

Esclavitud Siglo XXI

Sé que te duele la pobreza,
la injusticia,
el chiquito con hambre
deambulando por los trenes
que un día se hará padre
de chiquitos con hambre
deambulando por los trenes.

Sé que te hiere el campesino
hacinado en un container
mientras desflora el trigo,
y trabaja sin descanso,
y le pagan cuando quieren,
y le dicen no hay derechos,
o no lo dicen
porque se sobreentiende.

Sé que te indignan los talleres
donde hermanos bolivianos
cosen por unas monedas
para grandes y exclusivas marcas,
desde que el sol asoma
hasta que el sol se pone,
o quizá más
porque no hay ventanas
para poder constatarlo.

Sé que sabés
de los niños vendidos
en las provincias pobres,
como si fueran pan,
o alcauciles,
o cebolla,
o una bolsa de papas
recién arrancadas de la tierra.

Sé que intuís
que educar es el camino,
la única forma
de romper el círculo,
de elevar conciencias,
y de abrir los ojos
hacia una libertad aproximada.

¿Pero cómo lo harías
sin quedarte en lamentos,
en parálisis,
en expresión de deseo
dura y muda?

¿Cuántos intereses sospechás
(los de siempre,
los que se frotan las manos
y le sacan jugo
a todo esto)
se opondrían de manera explícita,
o disimulada,
a tu no-parálisis?

Alejandro Laurenza
del libro Soy Culpable

5 comentarios:

raúl dijo...

la verdad y un dilema que nos acompaña desde mucho tiempo... abrazo, che...

Maribel dijo...

Duro poema que contempla una triste realidad. Siempre es bueno que hagamos denuncia a través de lo que sabemos hacer: nuestros escritos.
Gracias por citarme!

Un abrazo.

Horacio Beascochea dijo...

Grandes versos, para un gran escritor con sensibilidad.

Abrazo

Esther dijo...

Llegaría hasta aquí:

«¿Pero cómo lo harías
sin quedarte en lamentos,
en parálisis,
en expresión de deseo
dura y muda?»

Cuando duele la pobreza y la esclavitud esta pregunta tiene respuesta; no una respuesta en particular, quizás varias, quizás muchas, pero en todas está ese dolor que reflejan los primeros versos y esa necesidad que expresan estos.

Un abrazo,
Esther

Lola Mariné dijo...

Denunciar la realidad a traves de la poesía, como en los viejos tiempos...
Pocas cosas han cambiado ¿o es que estamos volviendo atrás?
Saludos