martes, 18 de enero de 2022

Encuentros XXIX

Juan Carlos llegó a uno de mis libros por casualidad. Lo encontró en una caja. Hace muchos años me lo había comprado su esposa y luego de leerlo un poco, lo guardó. Ahora, me contó su hija por Instagram, Juan Carlos (que es muy lector) lo va leyendo cada día y después se lo comenta a ellos y se emociona. 

Hoy lo fui a conocer al barrio Malaver, Trujui, partido de Moreno. Charlamos, leímos algo, me contó sobre su vida y sus lecturas, compartimos un jugo. Además se quedó con otros libros diferentes, para niños y para adultos.

Ojalá le gusten como Maldita Conciencia, que era aquel libro de poesía perdido en una caja, o por lo menos que no lo defrauden.

viernes, 14 de enero de 2022

Inseguridad

Comparto un poema del libro Y en medio nosotros

INSEGURIDAD 

Es una lotería, dicen,
una ruleta que gira sin más
hasta que un día te toca
(a vos, a mí,
a mis hijos,
a los tuyos)
y te deja trunco para siempre,
te arrebata la inocencia
y el sentido
y la cordura
y te lleva a pedir justicia
o venganza
(que se impone mejor
en estos casos),
y no hay nada que alcance,
ni la condena,
ni la cárcel,
ni el show televisivo
riéndose entre dientes,
no hay nada
que aplaque ese dolor,
ni tampoco el miedo
de los otros,
los que aguardan
la próxima bolilla
y se encierran en sus casas
(alarmas, rejas,
seguridad privada,
un revólver
en la mesa de luz)
y le gritan al Estado
venganza o justicia
(que ya es lo mismo)
y no saben,
o no quieren saberlo,
de los caldos de cultivo
haciendo ebullición
a fuego lento,
de los bolsones interminables
de marginalidad,
de desesperanza,
de sinsentido
(que entre todos,
lo asumamos cabalmente o no,
fuimos generando)
y se quedan en lo tardío:
en la condena,
en la cárcel,
en la mano dura,
en la justicia o la venganza
(que ya es lo mismo),
en el show televisivo
riéndose entre dientes.

miércoles, 12 de enero de 2022

Escritor/emprendedor

Me digo y me repito (parafraseando a los Kuryaki) soy un escritor/emprendedor. No lo uno o lo otro. Ambos. 


Cuando leo y escribo, quiero hacer literatura (que me salga o no, es otra cosa). Sólo me enfoco en eso. ¿Qué será del futuro libro?, ¿lo podré publicar?, ¿me lo comprarán los posibles lectores? No sé. No importa en ese momento. Escribo para ser honesto conmigo mismo, aunque vaya a contramano de lo que pide la época. 


Después viene el pibe (ya no tan pibe) que emprende. Intento llevarlo adelante lo mejor que puedo. Leo, veo videos, escucho podcasts. Me interesan especialmente las experiencias de otros emprendedores (no los que dicen cómo se debe hacer, sino los que lo hacen). De cualquier rubro. Mecánicos, ingenieros, decoradores, jardineros, especialistas en turismo, actores del mundo digital, deportistas. Quiero saber. ¿Cuáles son sus logros, su trabajo, sus frustraciones? ¿De qué manera se motivan para seguir emprendiendo? ¿Cómo escapan de la actitud de queja: la bendita queja que justifica fácil, ante ojos propios y ajenos, la comodidad de la no-acción? 


En fin, soy un escritor que emprende, un emprendedor que escribe, y me siento muy a gusto con eso.

lunes, 10 de enero de 2022

Sobre el Amor

"Vínculo sexoafectivo", leí por ahí. Qué manera tan triste de "desromantizar" (palabra que está en la cumbre de la ola) el Amor (que, sabemos, no necesariamente es para siempre, pero, ah, ¿quién te quita la felicidad de vivir como si lo fuera, mientras lo es?).

sábado, 8 de enero de 2022

Mi Obra

Cada vez que me presento cuando ofrezco libros en la calle, voy dando diferentes variaciones de un mismo mensaje. Lo varío principalmente para no aburrirme. Después de todo, soy yo el que lo escucha y escucha y escucha, a lo largo del día. 

Hace unas semanas, en una de esas presentaciones, se me chispoteó decir que intentaba dar a conocer "mi obra". Inmediatamente me reí, dije que retiraba esa palabra (obra) porque me resultaba muy petulante, y la reemplazaba por libros, escritos, publicaciones, o cualquier otro vocablo que se me pudiera ocurrir en el momento.

Obra, no. Obra es para los clásicos. Ellos sí se la merecen.