sábado, 16 de octubre de 2010

La crisis

Hace unos meses publiqué el poema Tras la crisis perteneciente al libro Maldita Conciencia. Ahora quiero dejar su contrapunto, aquel que lo precede y justifica.

La crisis


La piel que llevo no habla de mí,
estas manos trabajando
en otro sitio quisieran estar,
¿cuál es mi lugar en este mundo?
¿Cuál es mi lugar?

Sinuoso camino me impone,
me fabrica, me condena,
un corazón irrespetuoso
que no descansa
ni descansar me deja.

Siempre con lo puesto,
me obliga a ser otro,
a no mirar pasados,
a no saber futuros,
a seguir buscando
ciudades de oro y plata.

Suena una canción en mis oídos
encantadora y dulce,
despiadada y dulce,
suena y me lleva
adonde ella quiere,
y me pierde, me domina,
y me guarda
de la quietud, del hastío.


Alejandro Laurenza
del libro Maldita Conciencia

7 comentarios:

Rosita Fasolís dijo...

Ay, Ale. La primera estrofa me identifica. Y mirá los años que hay entre tu edad y la mía. Pero es así, quien escribe poesía se desgarra a menudo. ¿Por esa maldita conciencia?. Es la cuestión, ¿no?.Ro.

Felis Nasal dijo...

Un buen texto, cuántas veces nos pasa que no somos lo que somos en apariencia pero sabemos que estamos ahí, aunque no nos vean

Felis Nasal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Laurenza dijo...

Ro, qué le vamos a hacer. Quizá ese desagarro sea también un poco lo que nos hace poetas. Sí, la conciencia, los ojos abiertos aunque duela, lo que nos obliga a cambiar, porque la comodidad de la quietud no nos alcanza.

Gracias, Felis. Todos somos siempre un poco otros, a veces más a veces menos, a veces nos damos cuenta, y otras veces no.

Un abrazo,
Ale.

Horacio dijo...

Felicitaciones, muy buen poema.

Siempre con lo puesto,
me obliga a ser otro,
a no mirar pasados,
a no saber futuros,
a seguir buscando
ciudades de oro y plata.

Por eso escribimos y sentimos, me parece

Abrazo grande

Carlos dijo...

Siempre he apreciado la buena poesía y lo difícil que resulta escribirla.
Aunque soy más de prosa, cuando encuentras alguna como la tuya, te paras y la disfrutas.
Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Horacio, Carlos, gracias por pasar y comentar!

Saludos,
Ale.