martes, 25 de junio de 2013

Las señas del asesino

Es tiempo de un relato cortito.

Las señas del asesino


Don Jorge Rafael, dijo, y se tocó el pecho. Pero no hubo odio ni desprecio en la pronunciación de ese nombre. Ni siquiera tristeza. Fue un zumbido aséptico.

Si no hubiera alzado la mano mientras invocaba al dictador, ni antepuesto el don a las señas del asesino, habría pasado incluso por un inocente.


Alejandro Laurenza

3 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Siempre me ha fascinado la capacidad que teneis algunos para escribir microrelatos.
Impresionante.
Saludos!

Begoña dijo...

Como tantas veces sucede en la vida...

Te paso un enlace en el que se te concede un premio, que es lo más parecido a un signo de admiración:

http://dasdelluvia.blogspot.com.es/2013/06/premio-one-lovely-blog-award.html

Espero que te haga ilusión ;)

Alejandro Laurenza dijo...

Lola, me alegro mucho de que te haya gustado.

Begoña, ya mismo voy a recibirlo! :-)

Un abrazo.