jueves, 21 de marzo de 2013

Plegaria

Sé que ciertas opiniones políticas o religiosas (o de alguna otra clase, quizá) son inconvenientes para alguien que, como yo, intenta ganarse la vida con la literatura; es decir, con la venta de sus libros.

Sin embargo, en determinados momentos siento que debo darlas. De hecho, son una justificación importante a la hora de tomar la pluma: para eso escribo, para decir aquello que me quita el sueño.

Les dejo ahora un poema del libro Soy Culpable.


Plegaria


Deme la vida fuerza en lo que escribo,
hágame entero suyo y no me deje
fuera de huracanes y tormentas
y preguntas que me arranquen de la muerte.


Arda en mi madera algunas veces,
cuénteme en su carne de cañones,
brille como nunca en mis pupilas
en la hora de tintas y de amores.


Cuídeme de vanas tentaciones,
de sólo formas, prosa y melodías,
guárdeme de juegos que en sus aguas
ahoguen cual Narciso el alma mía.


Alejandro Laurenza
del libro Soy Culpable

2 comentarios:

Margarita dijo...

Preciosa Plegaria, Alejandro.

Entiendo perfectamente lo que comentas. A mí me ha sucedido recientemente, que he superado un Cáncer y tengo el convencimiento que me han ayudado desde el Cielo. No sé si es que pensamos que está mal visto decirlo alto y claro, o quizá pueda "molestar" a alguien, o qué. El caso es que todos tenemos la libertad para expresar nuestras ideas, sentimientos, etc. En un sentido o en otro y deberías ser respetables ambos casos. Los que no creen y los que creen.

Te felicito por el bello poema y por el gesto.

Un beso,

Margarita

Horacio Beascochea dijo...

Bello poema, pero disiento: creo que no hay que dar tantas explicaciones, uno escribe porque lo necesita. Y si nos permite vivir de ello, mejor.

Abrazo