sábado, 4 de junio de 2016

Bookstagram

 Feria del libro de Buenos Aires 2016. La visito como otros años: varias veces en la misma edición; no tanto para ver libros, sino más para asistir a charlas, presentaciones, conferencias, mesas de debate, y demás propuestas que fluyen en el marco del encuentro.

En cada ocasión la curiosidad me depara sorpresas, y ahora es el turno de Bookstagram.

¿Qué será esto?, pienso. Evento para jóvenes, dice el programa de actividades del día. Lo cual se confirma rápidamente al observar la fila de chicos aguardando el ingreso a la sala.

Con mis casi cuarenta, desentono de lo lindo en medio del piberío.

Ya ubicado en mi asiento, me entero de que Bookstagram es una suerte de comunidad, dentro de la red social Instagram (claro, por eso me sonaba tanto), integrada principalmente por menores de veinte años, aunque también los hay de veintipico, (los bookstagrammers) que además de leer, dedican gran parte de su tiempo a sacar fotos a los libros, para luego compartirlas en la web.

Son fotos cuidadas, artísticas, tomadas con verdadero amor por la lectura, en las que se suman objetos decorativos, como pétalos de rosa, papelitos de colores, una taza de chocolate o de café.

Sí, amor por la lectura, fue eso lo que dije. En estos tiempos.

¿No se les viene a la cabeza la cantinela repetida de que la gente ya no lee, y menos aún los chicos?


[Las fotos publicadas en este artículo pertenecen a @locaxlibros]

domingo, 17 de abril de 2016

Pensamiento positivo

Como saben, escribir es sólo una parte de mi tarea. Luego viene la publicación independiente, es decir haciéndome cargo de lo que edito (tanto del contenido como del costo) y por último la comercialización de los libros.

Me siento a mitad de camino entre escritor y emprendedor. Así lo asumo y así intento crecer cada día. Trato de mejorar en ambos aspectos, sin que uno se inmiscuya demasiado en el otro.

Y cuando de emprender se habla, la motivación, creo, es fundamental.

En eso estaba hace una semana, buscando contenidos por youtube, cuando encontré los cursos para emprendedores de Pensamiento positivo, a cargo de Sergio Fernández.

Se los recomiendo. Son excelentes.


sábado, 9 de abril de 2016

A la una de la tarde

Es tiempo de compartir un poema.

A la una de la tarde


Abrasa el calor
de la una de la tarde,
no hay una nube en el cielo,
los rayos de sol
de un verano apenas iniciado
se hacen sentir.


Empapa su cabeza,
deja chorrear
profusamente el pelo
hasta los hombros,
se calza una gorra olvidada,
con visera,
de esas
que solía usar cuando era pibe.


Al otro lado del muro
se escuchan gritos,
festejos de Navidad
a orillas de la pileta,
risas,
voces arrastradas
entre zambullidos
y brindis.


Cumple su trabajo con paciencia,
con pasmosa resignación;
regresa a mojarse el pelo,
da grandes tragos
de agua fría.


En la casa del fondo
también ríen,
oye ruido de cubiertos
chocar
contra los platos,
zumbidos de niños
mezclados por ahí.


Sigue,
le dice que lo quiere
y sigue;
su mano derecha protesta
por la falta de costumbre,
se prepara
para formar callo
(pobre ilusa).


En media hora
habrá terminado,
comerá sin ganas
un poco de melón
sobre la mesa de la cocina,
mirará sin mirar la tele,
dormitará una siesta.


Pero ahora
sigue,
le dice que lo quiso
y sigue;
acomoda la gorra hacia atrás,
toma aire
y empuja la pala
tan hondo como puede.


Alejandro Laurenza

sábado, 5 de marzo de 2016

Los Títeres

Es hora de hacer una presentación formal. Hablé de ellos, es cierto, en un post y en otro, pero siempre a la pasadita. Merecen tener su propio espacio.

Toba, Fuz y Croack, los personajes de mis cuentos para chicos en papel y para bebés en tela, cobraron una vida distinta, ¡se hicieron títeres!

Como sucede con los telalibros, la confección y distribución en diferentes puntos del país está a cargo de Lucerito Juguetes Blandos. Aunque también se vienen conmigo, en un rinconcito de la mochila, cuando salgo a caminar la ciudad.

¡Ya saben!, nos veremos pronto por ahí, donde lo azar lo permita.

sábado, 2 de enero de 2016

Cinco años

En este año que acaba de terminar (el quinto desde que tomé la decisión de dedicarme por entero a los libros) el foco estuvo puesto en la ampliación de la casa, que con la llegada de Rocío y Matías nos quedó chica, la pobre. Falta mucho todavía, pero lo más engorroso ya fue transitado y el proyecto se va haciendo realidad.

Aun así, y yendo a lo que nos atañe en este blog, publicamos junto a Lucila Cardozo y Lucerito dos nuevos libros para bebés confeccionados en tela: Fuz y las formas y Croack y los números. Lo primero que me viene a la mente es la sonrisa de las personas cuando los ven, cuando los acarician, mientras mantengo la costumbre de ofrecerlos en las caminatas diarias por la ciudad.

Lanzamos además los títeres de Toba, Croack y Fuz, ampliando poco a poco, y casi sin darnos cuenta, la familia.

Por otra parte, visité un puñado de colegios primarios y secundarios, donde los chicos me preguntaron lo que tuvieron ganas, mechando estas charlas con la lectura de textos propios. La intención primera (siempre) es plantar una semillita, una inquietud, que algún día sabrá germinar aunque no podamos decir hacia dónde.

Asistí también a la Feria del Libro de Buenos Aires, invitado por el Instituto Cultural de la Provincia, y tuve la suerte de que me entrevistaran en varias radios locales y en la Feria del Juguete, nuevamente con Lucerito, que se llevó a cabo en Costa Salguero.

Como dije al principio, el foco estuvo en otro lado, pero no por eso íbamos a dejar que la tranquilidad reinara, ¿o sí?