sábado, 4 de septiembre de 2010

Maldita Conciencia

Pasados diez años desde que mi primer poema hubiera hallado sitio en un cuaderno de apuntes poco literarios, alcanzó la luz Maldita Conciencia, mi tercer libro de poesía. Año 2007 acercándose a su fin. Crisis vocacional en puerta: como las otras, o la misma que las otras. Un nuevo libro, que era también una nueva búsqueda.

Al igual que con los anteriores (Silencios de un Mundo y Libertad y otras yerbas) recurrí al conocido camino de la edición de autor. Como de costumbre, no sabía hacia dónde iba. No esperaba nada, y lo esperaba todo.

Salí a las calles. Lo había hecho ya tantas veces, que no hubo necesidad de tirar de los hilos de la imaginación. Y encontré respuesta: más de lo que pensaba. Mi libro se vendía y me dejaba sorprendido al finalizar cada tarde. Quinientos ejemplares se agotaron en seis meses, y vino luego la segunda edición.

Quizá entusiasmo, o madurez literaria, o clima económico del país (con afluencia de turismo interno y externo), fueron los motivos. Quizá un poco de cada cosa, pero sin olvidar la perseverancia. Un día puede ser muy bueno, y otro no tanto. En la suma está la clave.

Maldita Conciencia. Su título es un concepto que aparece obstinadamente en la mayoría de los poemas que lo conforman. Un concepto que hube de descubrir más tarde, cuando esos poemas ya estaban escritos, y que intenté entonces resolver en la contratapa.

Maldita conciencia es abrir los ojos, abrir los ojos a pesar de todo, aunque duela, es abrir los ojos a pesar de uno mismo.

Maldita conciencia es, como dice Fito, “...dar media vuelta y ver qué pasa allá afuera...”.

Maldita conciencia es también seguir, saber el mundo y seguir, y no tirarse en una cama tomando al mundo como excusa.

12 comentarios:

raúl dijo...

Declaro bajo juramento que "Maldita conciencia" es un librazo. Lo recomiendo. Abrazo.

Liman dijo...

Lo mismo digo

Alejandro Laurenza dijo...

Raúl, Liman, muchas gracias! :-)

Un abrazo,
Ale.

Anónimo dijo...

todo libro es una buenaventura, ya lo leeré y comentaré,
un abrazo

susana r

Horacio dijo...

Me gustaron mucho los dos últimos versos.

Saludos

Alejandro Laurenza dijo...

Tenés razón, Susana. Gracias por pasar!

Horacio, me alegro de que así sea, :-).

Saludos,
Ale.

B. Miosi dijo...

La maldita conciencia es lo que nos falta. Vemos cómo transcurre la historia a través de la pantalla de la tv.

¡Maldita conciencia!

Admiro tu empuje, tu valentía y tu iniciativa, Alejandro.

Besos,
Blanca

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Blanca!

Sí, la pantalla de la TV nos dice qué pensar (o qué imitar, porque pensar sería demasiado). El problema se agrava cuando todos los medios apuntan hacia la misma dirección (y acá me meto en un tema de actualidad de mi país), porque casualmente todos ellos tienen los mismos intereses: ejercer el poder económico más allá de la democracia.

Un abrazo,
Ale.

Anónimo dijo...

Soy una de las chicas que estaban el domingo en los lagos de palermo, soy la hermana de la chica que compro el ultimo libro de poesías que tenias en la mano. Quiero decirte que tuve la oportunidad de leer una parte del libro, y me encanto la forma en la qe te expresas.
Espero que te vaya muy bien con la escritura y que la gente te reconozca por lo que sos y haces

Alejandro Laurenza dijo...

Hola, hermana de la chica que me compró el último libro! :-)

Muchas gracias por el apoyo. Me alegro de que te haya gustado.

Un abrazo,
Alejandro.

Jorge Nain dijo...

Tres paginas, nada mas, solo eso, simple y facil para darme cuenta de lo buen escritor que sos, y cuando digo bien, me refiero a su significado real.

El libro tiene una esencia tan real, el sentiemiento de la escritura, y la actualidad reflejada en los versos, hacen de tu obra algo sensacional.

Felicidades
Jorge Nain

PT: Te presentaste hoy ante mi en los bosques de Palermo, soy el joven de Ecuador.

Alejandro Laurenza dijo...

Jorge,

Gracias por haberme permitido mostrarte mi libro, y por tu generoso comentario!

Un abrazo,
Alejandro.