jueves, 1 de enero de 2015

Cuatro años

Si bien la primera mitad del 2014 no me resultó sencilla, luego todo fue mejor.

Se juntaron al principio algunas cosas que me hicieron sentir pesadumbre: el esfuerzo desmedido que hube realizado a fines del año anterior (sin respetar los signos corporales que decían basta), la imposibilidad de tomarme vacaciones, el parate económico general, y la reinversión exagerada de mis ingresos (que me dejó sin liquidez y me puso al cuello una soga innecesaria).

En fin, que lo que no te mata te hace más fuerte, dicen. Pero superados los escollos, sirven de aprendizaje; como casi todo en la vida, ¿no?

La segunda mitad, en cambio, fue en ascenso. Aun sin alcanzar los picos de venta de otros años (se cumplen cuatro ya), logré ubicarme en niveles satisfactorios, para terminar en paz este período, y ver el que viene con una esperanza nítida, agradable.

En cuanto a la producción, edité por tercera vez mi poemario Maldita Conciencia, publiqué un nuevo libro para niños, El diario de Fuz, con ilustraciones de Lucila Cardozo y el apoyo de la Oficina Municipal de Letras de Tres de Febrero, y logré que viera la luz Toba y los colores, para bebés, confeccionado en tela por Lucerito Juguetes Blandos e ilustrado nuevamente por Lucila.

No quiero ni puedo cerrar este post sin mencionar a quienes me escuchan a diario y me reciben de maravilla cuando paso con mis libros. Les digo gracias, no sólo por comprarme sino también por la buena onda y por el incentivo que me dan para que siga adelante. Un abrazo a todos ellos. Salud. :-)

5 comentarios:

raúl dijo...

Que tengas el brillante y merecido año, Ale.
Toda mi admiración y afecto!!!!!!

Begoña Argallo dijo...

Ojalá que 2015 llegue cargado de alegrías.
Me admira tu perseverancia llena siempre de experiencias por compartir.
Saludos

Alejandro Laurenza dijo...

Raúl, Begoña,

Espero también que tengan un muy buen 2015! Les mando un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Espero que este año se dupliquen tus ventas, tus creaciones y tu satisfacción.
Saludos!

Horacio Beascochea dijo...

Que tengas un gran año y a seguir viviendo (y sintiendo la literatura)

Abrazo