viernes, 13 de septiembre de 2013

Encuentros (IV)

Cosas que pasan en la calle, en relación a los libros.

IV

Una señora me para en la calle, en Ciudadela. ¿Cómo andan los libros?, pregunta. Yo la miro azorado. No consigo recordarla: ni antes ni después de la charla. Bien, respondo. Te compré dos, dice, en un almacencito al otro lado del Acceso Oeste. La novela la leí enseguida, continúa, me daba bronca cuando entraba gente porque tenía que dejarla, ahora estoy con el de poesía, también me está gustando.

Me alegró la mañana. Serían las nueve y empezaba a vender. No iba a resultar uno de esos días en que me quedo sin libros, y la mochila vuelve livianita, vacía. Pero nada de eso iba a importar. La cuota de felicidad diaria estaba cubierta.

6 comentarios:

raúl dijo...

Emocionante, impresionante, sos un gigante y todos los "ante" que pueda haber en la literatura. Toda mi admiración para vos, Ale.
Un abrazo!!!!!!!!

Alís dijo...

Un comentario agradable, de ánimo o de apoyo en el momento oportuno (a primera hora de la mañana lo es) puede arreglar cualquier día. Sólo hay que saber valorarlo.

Un saludo

Martikka dijo...

Pues esa señora te hizo el día completito. Abrazos!

Horacio Beascochea dijo...

Y sí. Un comentario que vale todo el esfuerzo.

Abrazo

mientrasleo dijo...

Tiene que ser tremendo ver que le reconocen a uno por sus escritos
Besos

Begoña dijo...

A veces leo estas entradas tuyas y me gustaría tener el valor de ser tú, claro que para eso debería escribir bien y entusiasmar lectores =)