viernes, 30 de agosto de 2013

La impenetrabilidad de Amazon



Hasta ahora Amazon se me viene negando. Contrariamente a lo que ocurre en la calle, no he conseguido vender allí más que un puñado de libros. No sé cuál es su secreto. O tal vez lo sospeche: la presencia que pueda tener yo mismo en diferentes redes sociales.

Y no es que mi presencia sea cero, pero es cierto que no soy propenso a las grandes conversaciones. Como tampoco lo soy en la vida real, la de carne y hueso, salvo cuando el tema en cuestión de verdad me apasiona.

Entonces, si no quiero (o no puedo) ser alguien que no soy, y este que soy no coincide con las necesidades de la plataforma, es probable que las cosas sigan así:

Amazon en una negación permanente (impenetrable, absoluto), y yo sabiendo mis limitaciones, mis carencias, y explotando, a cambio, los que creo son mis puntos fuertes: el contacto directo, el escuchar (mucho más que hablar), el decir la palabra justa y pausada, el mirar a los ojos para entender a quien tengo delante.

11 comentarios:

María Helena Sofía dijo...

Es verdad lo que decís, Alejandro, además debemos considerar que como todas las plataformas de edición, la venta depende mucho del esfuerzo del autor para hacerse conocer. Ellos hacen su negocio, tener un libro en Amazon no significa que todo el mundo lo vea y considere, es como entrar a una gran librería, si el vendedor no lo recomienda es probable que no sepamos de su existencia. A mi también me ocurre, pienso que la mejor manera es la que estás haciendo personalmente con los lectores. Es un aprendizaje que da más en todo sentido. Saludos: María Helena Sofía.

Esther dijo...

Bien, sabés que ando tras tus libros en una triangulación que terminará en tetraangulación cuando los reciba en mano... ¿Y por qué? ¿Por Amazon? No.

Porque te conocí. No cara a cara, pero sí blog a blog, que es otra forma de conocerse cara a cara. Y me dije: a Alejandro tengo que leerlo.

Un abrazo,
Esther

Alejandro Laurenza dijo...

En eso estamos, María Elena, tratando de hacer lo que se me da mejor.

Sí, Esther, lo sé y te lo agradezco. Pero el blog es otra cosa. Como comenté hace poquito en el de Lola Mariné, me da la impresión de que es menos efímero que otras redes, y se lee con un detenimiento distinto.

Un abrazo!

Blanca Miosi dijo...

Creo que el problema principal, Alejandro, es el tipo de libro que vendes en amazon. Está más que comprobado que lo que más se vende allí es novela, los libros de poemas no venden por más que los promociones, tampoco los de niños, mientras que de manera directa la gente es más propensa a comprarlos, leer poemas en papel es más placentero.
Un abrazo!

Isabel Martínez Barquero dijo...

Te entiendo perfectamente, Alejandro, porque a mí me pasa lo mismo. No va con mi carácter el andar de promociones todo el día.
Un saludo afectuoso.

Alejandro Laurenza dijo...

Es cierto lo que decís, Blanca, pero con la novela pasa lo mismo: en la calle es bien recibida, mientras que en Amazon nadie se entera de que existe.

Isabel, podemos formar un club entonces, de los que no saben promocionar sus libros como es debido para Amazon. :-P

Saludos!

Horacio Beascochea dijo...

Supongo que es una carencia de quienes escribimos, ¿no? la promoción. Coincido con vos en que quienes frecuentan los blogs y dejan comentarios o simplemente nos leen en silencio, son lectores (y lectoras) menos efímeros que en otras redes sociales.

Abrazo grande

Alejandro Laurenza dijo...

Horacio,

Es una carencia, sí, pero no de todos los que escribimos. Blanca Miosi es un claro ejemplo del buen hacer en las redes sociales.

Lo que pasa es que, si bien muchísimas cosas se aprenden, hay que otras que uno siente que le son ajenas. Y no porque quiera que le sean ajenas, o porque se plante en una posición moralista, simplemente escapan a las propias capacidades.

Un abrazo.

Blanca Miosi dijo...

Yo no ando de promociones todo el día, pues no tendría tiempo para escribir ni trabajar. Es cuestión de organizar el tiempo y utilizar las horas en las que la publicidad es más efectiva.
Acabo de terminar otra novela que me ha tomado más de un año y seguro otro tanto en revisión y tengo dos más por corregir. El secreto es en tener los suficientes seguidores en Twitter para que cada Twitt que uno haga no se pierda en la inmensidad sino que sea replicado por muchas personas.
Sé que a muchos escritores les parecerá una ociosidad dedicar un par de horas dos veces al día a la promoción, pero yo lo veo como parte de mi trabajo de escritora. Se requiere creatividad para diariamente lanzar avisos que capten la atención, perseverancia, dedicación, amor por las obras que uno escribe para que lleguen a todos los confines del planeta por medios que tenemos gratuitamente a nuestro alcance. No usarlos es desperdiciar el tiempo.
Probablemente me vean como una escritora mediática qu vende porque promociona, y tal vez tengan razón, nunca dije que fuese una buena escritora. Lo cierto es que mis libros se venden y eso a mí me llena de satisfacción pues es la meta de todo escritor, ser leído por la mayor parte de personas posible.
Saludos!

Alejandro Laurenza dijo...

Blanca,

Admiro la forma en que sabés manejarte, y conseguís tu espacio.

No, claro que no es una pérdida de tiempo. El trabajo de escritor definitivamente no acaba en el libro publicado.

Un abrazo!

Esther dijo...

Alejandro, directamente no incluyo a los blogs en la expresión "redes sociales", para mí la blogosfera es otra cosa,como decís, se trata de una interacción particular, en la que no prima lo efímero.

Abrazos!
Esther