domingo, 21 de junio de 2009

Cómo llegué a la poesía

Creo que siempre fui algo sentimental, aunque a veces no se me note visto desde afuera (escudos que uno tiene, quizá). Anduve y ando por el mundo intentando disfrutar de las cosas sencillas. Creí y creo en el amor, y me parece que hasta ahí llego, o tal vez un poquito más (pero no mucho).

Sin embargo, por herencia familiar (nunca impuesta, sino adoptada por elección propia), mi formación estuvo siempre más ligada a la técnica y a la matemática que a las expresiones artísticas. Pero hubo un día, de esos días adolescentes en que uno tiene dieciséis o diecisiete años, que en una ficción televisiva de Argentina uno de los personaje recitaba un poema maravilloso de Pablo Neruda.

Y ahí estaba yo, sorprendido por la belleza de aquel poema, pero sorprendido también por lo que el poema podía producir en mí. Se me abrieron entonces las puertas de un mundo nuevo. Me acerqué a la poesía y allí me quedé, y aún hoy me quedo.

Ahora dejo que ese poema siga hablando por mí:



Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.


Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y pareces a la palabra melancolía.


Me gustas cuando callas y estás como distante,
y estás como quejándote, mariposa en arrullo,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.


Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.


Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.




Pablo Neruda
del libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”

13 comentarios:

Liman dijo...

Hola Ale! Esta bueno el diseño, ademas del contenido obvio.

Un Abrazo!

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Liman!

Un abrazo,
Ale.

Blanca dijo...

Alejandro:

Qué linda reseña haces de cómo te introdujiste al maravilloso mundo de las letras, escuchando un poema, ni más ni menos. Para un joven de 17 se ve un poco extraño, pues pensamos siempre que a esa edad los chicos prefieren otro tipo de pensamientos. La poesía es sublime, pues descubre el alma. No puedes mentir al escribir un poema, (por eso es peligroso)

Mientras leía los versos que colgaste a continuación, me sorprendía de lo parecido que escribías a Neruda, ¡Y al final me entero que eran de él!! disculpa mi poco conocimiento del mundo poético.

Ya fue la entrevista, colgaré más adelante un enlace donde se podrá escuchar.

Gracias por pasar por mi blog y poner un enlace en el tuyo. Haré lo mismo.

Un abrazo,
Blanca

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Blanca, por pasar y comentar, :-).

Saludos,
Alejandro.

Anónimo dijo...

Ale: Estupendo blog. Le deseo éxito duradero. Qué natural suenan tus palabras sinceras que hablan de cómo te iniciaste en ésto tan tremendamente hermoso que es escribir. ¿Será aquel maravilloso programa "De poeta y de loco..." el que viste aquella vez? Un abrazo desde Rosario. Raúl.

Alejandro Laurenza dijo...

Muchas gracias, Raúl!!

No era "De Poeta y de loco", aunque también lo miraba, y para entonces ya le había tomado el gusto a la poesía. Si mal no recuerdo, se trataba de una emisión del unitario "Alta Comedia".

Un abrazo desde Buenos Aires! :-)
Ale.

Arxius dijo...

Hola, Alejandro,

me gusta tu blog y cómo describes tus experiencias y sueños. Las letras son alas que nos llevan lejos... pero tú aspiras también a alcanzar realidades. ¡Adelante!

Ese poema de Neruda a mí también me fascina. Y la adolescencia, creo, es justamente la etapa en que se despierta el instinto poético. De amor, de desamor o de hambre de amor, ¿quién no ha escrito sus intentos líricos en esa etapa?

Saludos y felicidades por tus libros,

Elisabet

Alejandro Laurenza dijo...

Muchas gracias, Elisabet, por tus comentarios!

Te deseo suerte a vos también con tus sueños y realidades! :-)

Saludos,
Alejandro.

Griselda dijo...

Mucha suerte con tu blog, Alejandro; a mí también me encanta ese poema de Neruda.Me gusta tu comentario respecto a tu iniciación en la escritura.
Saludos

guille dijo...

Hola Ale. no sabés cuánto me alegra haberme enterado de tu nuevo blog. me encanta como escribís y me siento orgulloso al ver cuanto creciste.te mando un abrazo enorme
guillermo Vuelta

guille dijo...

Hola Ale. no sabés lo contento que me puse al enterarme de tu blog. me encanta como escribís y me siento orgulloso de haber visto tu crecimiento personal y profesional.
un abrazo grande para vos y tu flia.
guillermo vuelta

naTTs R dijo...

Hola Alejandro
Me encanta ese poema de Neruda. No soy especialmente aficionada a la poesía, pero algo realmente bueno siempre traspasa las barreras de cualquiera =)
Espero que cuelgues algunos de tus poemas. ¡Saludos!

Alejandro Laurenza dijo...

Griselda, gracias por pasar y comentar!

Guille, gracias por haberme ayudado en mi formación. Tus clases fueron siempre muy valiosas para mí. Eran lecciones de vida que excedían para bien la materia en cuestión. Un abrazo también para vos, y los tuyos!

naTTsT, es verdad, este poema de Neruda conmueve más allá de nuestra afición o no a la poesía. Gracias por pasar!