domingo, 4 de agosto de 2013

El modelo de escritor

¿Hay un modelo de escritor, una forma de conducirse, un estereotipo? ¿Hay un prestigio que deba cultivarse? ¿O, por el contrario, cada cual es libre de tomar el toro por las astas, y de hacer las cosas como mejor le parece?

Al final de todo, cuando llegue la muerte, ¿se habrá sido más escritor cumpliendo con los cánones establecidos? ¿A quién le importa?

6 comentarios:

Rosa Fasolís dijo...

No hay comentario más acertado que el que vos hiciste. Me he enamorado de los libros desde que comencé a leer. Fueron enamoramientos distintos, por supuesto. Pero más allá de mis gustos personales, al cabo de los años he presenciado -y constatado- el auge de unos escritores mientras se producía la decadencia de otros, y no porque hubiesen cambiado su estilo, sino porque ya no estuvieron de moda. En mi juventud (signada por Vargas llosa con "La ciudad y los perros" Y Johannes M. Simmel por "Nina"), estuvo de moda Cronin. Se fue. nadie lo nombra. Luego fue Kundera. ¿Quién es? te preeguntarán. Cortázar, Borges, Gabo, Vargas llosa siguieron vigentes... ¿y los menos conocidos?...menos conocidos pero narradores geniales... En fin, se haría muy extenso escribir sobre esto; sólo sé que hay gustos, y hay modas en la literatura. Y cuando muera, qué sé yo qué va a ser... Acaso encuentre a alguien leyendo por allá, arriba de una nube, el encantador "Diario de Toba". pero quién se enterará... ¿quién?... un punto, alejandro, para reir....Es mejor así.

Horacio Beascochea dijo...

Creo que no hay modelos a seguir. Lo importante es escribir, no traicionarse, no aferrarse a lo conocido, creo.

Abrazo

Alejandro Laurenza dijo...

Ro, no lo había pensado por ese lado, pero está bueno tu aporte. Gracias.

Horacio, coincido plenamente.

Saludos!

Lola Mariné dijo...

Pues eso: ¿a quién le importa?
Lo importante es que uno se sienta satisfecho consigo mismo y si obtiene buenos resultados, mejor que mejor.
Saludos!

Martín Espinosa dijo...

Creo que los únicos "cánones" a respetar por un escritor son dos: escribir honestamente, sin subestimar o buscar manipular al lector.
no guardarse nada, dejar todo en cada página.

Esther dijo...

¿Cronin? ¡Empecé a leerlo rebuscando en la biblioteca de mis padres, y luego seguí rebuscando en la biblioteca pública, leyendo todo lo que podía encontrar de él!

Ah, las modas pasan, es cierto, pero incluso los buenos escritores que pasan de moda terminan persistiendo, de una forma u otra, más allá de esas modas.

Cuando llegue la muerte, lo único que tendrás es cuán feliz fuiste. Para ser feliz escribiendo los cánones formales no son muy necesarios, ¿no?

Abrazos!
Esther