viernes, 30 de diciembre de 2011

Un año

Termino el año algo cansado pero satisfecho. Se cumple el primer aniversario desde que decidiera dedicarme en exclusiva a mis libros. Las cosas han ido bastante bien.

Claro que tuve que enfrentarme a los vaivenes típicos del cambio, a la inseguridad de estar moviéndome en arenas desconocidas, impredecibles. Debí superar los bajones anímicos, naturales en estos vuelcos rotundos; lo que me hizo salir al fin fortalecido.

En contrapartida, obtuve el éxtasis de los buenos resultados, poco más que duplicando mis objetivos iniciales de venta. Seguiré trabajando entonces en el mismo sentido.

Nació mi hija: de las contadas cosas que sí estaban en los planes. La decisión de concebirla apuró también el cambio de labores. Sabía que luego sería más difícil, se sumaría un miedo fundamental a la hora de tomar riesgos.

Publiqué un nuevo libro de poesía, y lancé la tercera edición del infantil. Nos encontramos preparando ahora, junto a la dibujante, el segundo volumen de este último, que se estrenará probablemente entre los meses de enero o febrero próximos.

Intenté publicar mi novela para adultos por las vías tradicionales de edición. Firmé contrato para ello con una agente de Estados Unidos, hace algo más de siete meses. A esta altura supongo que las posibilidades son escasas, casi nulas diría. Pero no importa. De una manera u otra hallará su lugar.

En fin, fue un año de trabajo, de ir hacia delante sin saber lo que vendría (como casi siempre sucede, aunque creamos saberlo). Traté de no enroscarme, a veces con más éxito y otras veces con menos.

Creo haber crecido, sin necesidad de fosilizarme. De eso se trata, ¿no?

13 comentarios:

raúl dijo...

¡¡Vamos, Ale!! Fuiste valiente, y ya a esta altura, sin dudas vas conociendo el terreno. La cosa irá muy bien, te lo merecés. Abrazo y ¡¡Por un 2012 de éxitos!!

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Raúl, como siempre! Te deseo también un muy buen 2012!! :-)

Un abrazo.

Felis Nasal dijo...

FELIZ AÑO, ALEJANDRO. UN ABRAZO GRANDE

Alejandro Laurenza dijo...

Igual para vos, Felis! Que lo empieces muy bien!

Lola Mariné dijo...

Ha sido un año intenso y productivo para ti, Alejandro.
Enhorabuena y que el 2012 sea aún mejor.
Por cierto, no sabía que habías tenido una hija. Enhorabuena otra vez.
Saludos

Guillermo dijo...

Un abrazo. No te arrepientas de tus decisiones, no es un medio fácil, éste de la literatura, y menos aún en la Argentina. Mucha buena suerte en 2012 y a seguir escribiendo, amigo.

B. Miosi dijo...

Hola Alejandro, felicitaciones por tus logros propios durante este años, y por esa niña, que espero te de la alegría que nos dan los hijos: única e irrepetible.

Yo también sigo tus pasos, ahora vendo por mi cuenta y estoy muy satisfecha. Me serviste de ejemplo. En cuanto a la agente americana, creo que no hay mucho más que esperar de ella, no creo que fue una buena elección, es todo lo que podría decir al respecto, pero no me arrepiento de haber probado, es una experiencia más.

Te envío un cariñoso saludo y el deseo de que el 2012 sea cada vez mejor que el anterior!

Muchos besos!
Blanca

Maribel dijo...

Feliz 2012, Alejandro. Y enhorabuena por esa niña que seguro que te tiene embelesado.

Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Lola, por ambas cosas. También te deseo un buen 2012!

Sí, Guillermo, nada fácil es. Y sólo se vuelve transitable debido a la pasión que le ponemos a lo hacemos.

Blanca, me alegro de que hayas podido tomar algo de lo que voy contando, lo mismo hago respecto a tu trabajo siempre que puedo. En cuanto a la agente que compartimos, no me arrepiento tampoco de haber probado: fue un punto más de exploración, en este camino literario e incierto.

Gracias, Maribel! Igual para vos! Feliz 2012. :-)

Martikka dijo...

Pues ha sido un año fructífero, y has de estar muy orgulloso. Felicidades por tu niña y tus logros!!

Alejandro Laurenza dijo...

Gracias, Martika. Vamos a trabajar para que este 2012 sea un poco mejor! :-)

Un abrazo.

Esther dijo...

«Pero no importa. De una manera u otra hallará su lugar.»
¡Claro que sí! Al leer tus entradas aparece la sensación —fuerte— de que hallaste tu lugar, así que creo que es cuestión de tiempo que tus obras también lo hallen.

Como siempre, alegra leerte.

Un abrazo,
Esther

Alejandro Laurenza dijo...

Es así, Esther. Diste en el clavo! Aunque eso no quita que por momentos me detenga y me pregunte "¿y ahora qué?". "Y ahora nada", suelo responderme, "a seguir adelante sin demasiados cuestionamientos".

A mi me alegra tu visita. :-)

Un abrazo.