lunes, 28 de noviembre de 2011

Luces en la noche

En uno de esos almuerzos rodeado de libros, donde la comida pasa a un ultimísimo plano, llegó hasta mí Tibór Chaminaud con su poemario Luces en la noche.

Lemu Ruca

Levantamos
la cabaña
en lo alto del bosque.

Rodeada de cohíues
milenarios
y de rojas aljabas
que columpian
sus flores en el bosque.

Por sus ventanas
se nos mete el cerro.

En el otoño
con sus rojos ñires
y la sangre
radiante de sus lengas,
y en primavera
con el oro
fúlgido
de sus retamas.

Y ahora que es invierno
como un gran monje blanco
se vistió la montaña.

Como un gran monje blanco
que nos mira
estático y solemne
desde el profundo cielo.

Tibór Chaminaud
del libro “Luces en la noche”



Vacío

Por más que hablemos
ya no queda nada,
ni fuiste nunca
ni yo habré nacido.

Ni tuve días dorados
en la infancia
ni pájaros
volando de mis manos
ni lágrimas
ni risas
ni lamentos.

Por más que hablemos
ya no queda nada.

Ni leímos a Lorca
ni a Machado.

Ni una sombra
quedó de aquel Lugones
ni de Borges
que pasa
y que se aleja…

Ni fuimos a la escuela
cuando niños.

Ni juntamos
piedritas de colores
por los viejos
caminos de Entre Ríos
cuando llevábamos colgada la pizarra
─nuestro primer cuaderno─,
camino del colegio.

Nunca llevé a mi lado
tus quince años…

Jamás besé tu boca
ni gocé tu sexo
y no tuvimos hijos
ni pasamos felices
por la vida.

¿Dónde te fuiste
mi pequeño
juguete de colores?

¿Dónde andarás ahora
perdida entre la niebla
del vacío absoluto?

Tibór Chaminaud
del libro “Luces en la noche”

9 comentarios:

raúl dijo...

¡Muy bueno! Te deja, ufff, no sé cómo explicarlo...
Abrazo...

Olivia dijo...

Te deja como para leer más de Tibór. O no?

Lola Mariné dijo...

Gracias por acercárnoslo, Alejandro.
Un saludo.

Alejandro Laurenza dijo...

Viste, Raúl? Es profundo y conmueve.

Sí, Olivia, si tenés la oportunidad de leer el libro completo, realmente te lo recomiendo.

De nada, Lola, gracias a vos por pasar.

Un abrazo!

Maribel dijo...

Maravillosos, me siento emocionada al leer estos poemas que no conocía.
Me parecen muy grandes.

Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Maribel, me alegro de que te hayan gustado. :-)

Un abrazo!

B. Miosi dijo...

Un poeta que no conocía, leerlo me ha dejado muchas sensaciones, gracias por acercarlo, Alejandro.
Besos,
Blanc

Alejandro Laurenza dijo...

De nada, Blanca. Gracias a vos por pasar!

Joaana Holynaight dijo...

Me encantó!!!!!!!