sábado, 26 de junio de 2010

Mujer objeto

Hoy es el turno de una reflexión.

Mujer objeto

Hay una culpa compartida en la mujer objeto.

El hombre compra, compra lo que le venden, compra lo que le envuelven en la mujer objeto. El hombre pierde su voluntad en la mujer objeto.

Al otro lado, la mujer objeto deja hacer libremente con su cuerpo. La fama y el dinero (la promesa de fama y dinero) bien lo justifican. También la mujer objeto pierde su voluntad.

Y al final de cuentas, sólo el mercado es el que gana, el que hace y deshace como a él le gusta.

Alejandro Laurenza

9 comentarios:

mirta dijo...

La mujer también utiliza al hombre como objeto, de satisfacción, de poder, de conquista, de dominio, de intercambio en la misma línea de posesión que otro objeto de consumo tal como lo marca el discurso capitalista. El amor se siente como imposible en la banalidad y la liquidez de la época que dura la eternidad que marca el presente.

raúl astorga dijo...

UUuuhh, qué tema. Y cuánta verdad hay en estas líneas. Abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Muy cierto, es una culpa compartida, una trampa donde todos pierden, salvo el mercado.
Y ahora peor que nunca porque la mujer objeto no existe físicamente, las portadas de las revistas están hechas con photosop, y por tanto, el modelo es tan irreal como un dibujo animado.
saludos.!

Ana Marìa dijo...

Y el mercado no es un ente, está formado por hombres...y seguramente también por mujeres.
Lo importante es ser un espectador crítico y poder ver detrás del show, y tus palabras lo demuestran. Saludos

Alejandro Laurenza dijo...

Mirta, es cierto lo que decís, pero me da la impresión de que la mujer está más avanzada en su cosificación, aunque el hombre lleva el mismo camino...

Gracias, Raúl. Lo vivimos a diario, no?

Sergio, totalmente de acuerdo. Ahora no sólo hay que acatar los mandatos de una belleza impuesta, mentirosa, difícil de lograr, sino también fabricada por un programa de computadora. Si lo pensamos dos segundos, hasta es gracioso (olvidando que hay personas en el medio, que tal vez crean en la veracidad del engaño).

Claro, Ana María. Hay que hacer el ejercicio de detenerse a pensar.

Un abrazo a todos,
Alejandro.

Liman dijo...

Estas viendo a Tinelli, no?

Alejandro Laurenza dijo...

Jaja, Liman. La verdad es que no hace falta verlo, total, hay una infinidad de programas que se encargan de repetirlo, :-P.

Un abrazo,
Ale.

B. Miosi dijo...

Hoy por hoy todos somos objetos, estamos sujetos a compra y venta, y no necesariamente en los países capitalistas.

Es un tema demasiado peñiagudo, Alejandro, mejor hablemos del mundial, jam jam finalmente se verán las caracas Alemania-Argentina, veamos...

Besos!
Blanca

Alejandro Laurenza dijo...

Sí, Blanca, todos somos objetos (o recursos, que queda mejor), pero a veces me resisto a aceptarlo, :-P.

En cuanto a Alemania-Argentina, allí vamos una vez más. Espero que nos toque a nosotros esta vez! :-)

Un abrazo,
Alejando.